Nos apasiona la competición. Es un ingrediente que forma parte de nuestra filosofía y que está presente en cada eslabón de la cadena de producción de nuestras bicicletas. Necesitamos vivirla de cerca y sentirla como propia. Además, consideramos que la competición es el mejor banco de pruebas para nuestros productos. Nuestros equipos nos ayudan a mejorar nuestros desarrollos y nos impulsan a superarnos en el día a día. Trabajando con ellos, nos mantenemos en la frontera tecnológica y elevamos nuestros propios estándares para llegar a nuestros clientes con un producto desarrollado y testado en las condiciones de mayor exigencia.