Desenlace de la Copa del Mundo

Tras cinco intensas carreras en las que hemos visto el primer pódium y la primera victoria de Pablo Rodríguez como sub23 en la Copa del Mundo, llega el gran desenlace, la sexta y última prueba a la que el corredor del MMR Factory Racing Team llega como líder. Sin embargo, la ventaja de 18 puntos no permite relajarse, y deberá seguir de cerca los pasos de su principal rival, Titouan Carod. Entrar en meta justo por detrás del francés le garantiza a Pablo la general de la Copa del Mundo…salvo que el francés se haga con la victoria de la prueba. Otros dos bikers mantienen opciones de victoria, como son Lars Forster y Howard Grotts, aunque sus bazas pasan por una debacle de los dos grandes aspirantes.

Tras varios días entrenando en altura, Pablo Rodríguez se encuentra fuerte y muy motivado ante una de las grandes citas de su prometedora trayectoria deportiva. “Me siento fuerte y a gusto en el circuito, creo que llegaré incluso más fuerte que a Canadá y Estados Unidos, donde llegué algo más justo tras unas semanas de mucha carga. Estas dos semanas más tranquilas y los últimos días entrenando en altura me han ayudado a descansar y a llegar aquí centrado a tope. Llego a la última prueba con el maillot de líder, lo que quiere decir que soy el que tiene más opciones y el que debe mantener la calma y echar cuentas, han de ser los demás quienes tienen que salir a arriesgar y a plantear batalla. Sé que tengo al lado rivales muy fuertes y que no será fácil, pero yo me encuentro bien y llego con confianza en mí mismo”.

A solo dos semanas para el mundial, la gran cita del año para la mayor parte de los corredores, preguntamos a Pablo si llegar a la última Copa del Mundo con opciones de ganar le hace sentir que ahora es esta la carrera más importante. Según sus palabras “ahora los dos objetivos son muy parecidos, es cierto que a principio de temporada planificamos todo para llegar a tope al mundial, pero es una carrera de un día y puede pasar de todo, sin embargo para ganar una Copa del Mundo hay que demostrar ser el más regular durante toda la temporada. Así que ahora mismo le doy muchísima importancia a esta prueba. Trataré de meterme en carrera desde el principio y hacer una buena salida, ya que es así como he cuajado mis mejores actuaciones, y a partir de ahí, habrá que ser listos, estar muy pendientes de Carod y darlo todo para mantener hasta el final el maillot de líder”.

También muy ilusionado ante esta última Copa del Mundo se encuentra Carlos Coloma, que tras su octavo puesto en Windham llega a Val di Sole sin querer renunciar a nada. “Subir puestos está muy caro, pero yo me encuentro muy fuerte y creo que tengo piernas para poder pelear por más. Cerrar la Copa del Mundo con otro top10 sería fantástico, pero aunque sabemos que es difícil, vamos a salir pensando en la pelea por el pódium. Hay que aprovechar que el punto de forma es muy bueno y que el circuito nos viene muy bien, con subidas no tan largas como Windham ni bajadas tan técnicas como Mount St. Anne. Tengo muchas ganas de rematar la temporada con grandes actuaciones, así que estamos con mucha ilusión tanto para Val di Sole como para el Campeonato del Mundo.

Y quien ya tiene la mente más puesta en ese Campeonato del Mundo es Catriel Soto, a quien este año hemos visto más fuerte que nunca y manteniendo un gran estado de forma durante toda la temporada. “Es cierto que este año me he centrado más en el Cross Country Olímpico, ya que apenas hemos tenido carreras de Eliminator, que hasta ahora ha sido mi especialidad. Sin embargo, ahora estoy muy centrado ya en ese mundial y en preparar muy bien la explosividad y la arrancada, claves para el Eliminator. Es cierto que puede pensarse que al mejorar en XCO puedo haber perdido algo de explosividad, pero lo cierto es que en los momentos en los que me encuentro bien en una especialidad, suelo hacerlo en la otra, y además estas semanas estoy haciendo un trabajo específico muy bueno y creo que llegaré a Andorra con la capacidad de realizar buenas actuaciones tanto en Eliminator como en el XCO.

Así, con las piernas y la moral de los tres corredores en un gran momento, ponemos la mirada en Val di Sole, buscando ya de reojo el Campeonato del Mundo de Andorra. Dos grandes citas en las que hay depositadas muchas ilusiones, y para las que Pablo, Carlos y Catriel llevan trabajado con mimo desde hace ya muchos meses.