No ha podido ser

Puesto 23 para Pablo Rodríguez en el Campeonato del Mundo de Andorra

Salía con la máxima ilusión y apuntando alto, pero no ha podido ser. Tras colocarse en cabeza con una gran salida y posicionarse después en tercer lugar, una primera caída era el preludio de un mal día. Antes de terminar la primera vuelta, con 50 segundos perdidos y rodando en undécima posición, las cosas comenzaban a torcerse, al igual que se había torcido ya el día en términos meteorológicos. La lluvia, la niebla y el barro iban a convertirse en protagonistas de la jornada.

En su último año como sub23, Pablo buscaba dar el salto a la categoría élite poniendo un broche de oro a su temporada con una buena actuación en Andorra. Sin embargo, como él mismo nos cuenta “la temporada se me ha hecho larga, he rendido a un nivel alto desde mayo hasta agosto, y ya desde el Europeo venía que no tenía la misma chispa. Hoy no puedo excusarme ni en las caídas ni en el circuito, simplemente no tenía gas. Tampoco ha sido problema de que se me atraganten los mundiales por culpa de los nervios, es cierto que no acabo de cuajar un buen mundial, pero hoy hice una buena salida, me coloqué primero y estaba tranquilo y motivado, pero después ya vi que no tenía fuerzas para estar delante. Me da rabia terminar la temporada así, porque el final siempre marca un poco el año, y puede quedar la sensación de que no ha sido bueno, pero para nada. Me quedo con la Copa del Mundo ganada, el segundo puesto de la general y el oro en el Europeo. Ha sido un gran año y solo ha faltado esa última alegría, pero puedo irme a la categoría élite con la tranquilidad y la satisfacción de haber hecho un gran último año como sub23. Tampoco quiero olvidarme de toda la gente que hoy ha estado animando. La verdad que hoy me ha costado mucho terminar la carrera, pero no quería bajarme por toda esa gente y por el equipo, todos estaban allí animando y por ellos tenía que terminar como fuese.”

Hoy no cerramos la temporada con el sabor amargo del mundial, la cerramos con el orgullo de unos fantásticos resultados en la Copa del Mundo y el oro en el Campeonato de Europa. ¡Estamos ya ansiosos por ver a Pablo Rodríguez peleando en la categoría élite!.